El poder de la luz led conquista el mundo de la belleza

Las nuevas tecnologías no paran de aplicarse al mundo de la belleza. ¿Las últimas en llegar? Las luces LED, cada vez más empleadas en multitud de tratamientos, sobre todo en tratamientos faciales.

Aplicado a la estética, es un método que apenas posee contradicciones y con el cual podemos conseguir en pocos minutos diversos beneficios cutáneos de manera rápida e indolora y que son altamente efectivos si se realizan por especialistas en centros de estética. Combinada a la perfección con infinidad de tratamientos en cabina, la luz LED se ha convertido en el complemento perfecto para tratar numerosos problemas o preocupaciones cutáneas.

Todo comenzó cuando la NASA empezó a utilizar la terapia LED en el espacio y se dieron cuenta de que influía sobre los tejidos, especialmente por su capacidad para reparar daños y alteraciones. Así como en las plantas estimula la fotosíntesis, la luz va a activar otros procesos en las personas como la fotobioestimulación. De hecho, el uso de esta tecnología se incluye ya en terapias clínicas para acelerar el proceso de cicatrización y curación de la piel.

En La Quinta Avenida te ofrecemos apostar por esta novedosa técnica presentando el tratamiento de SKINLIGHT®, un novedoso equipo que combina distintas técnicas de tratamiento cosmético para mejorar el engrosamiento de la piel, la hidratación, reduce antiguas marques de acné… Mejorando además la flacidez, arrugas, alteraciones pigmentarias e hidratación de la piel. Con este tratamiento se selecciona la combinación más eficiente para tratar y mantener la piel de nuestros clientes en unas condiciones óptimas.

Esta novedosa aparatología presente en nuestro centro trabaja principalmente con luz LED roja, la cual actuará como un magnífico antiarrugas y como terapia de rejuvenecimiento cutáneo. Los inflarrojos usan una larga longitud de onda, lo que consigue regenerar a nivel celular y estimular la creación de colágeno y elastina. Como resultado obtendremos una reducción de las arrugas y líneas de expresión, regeneración de la piel, poros cerrados y prevención del envejecimiento de la piel.

La mayoría de los estudios indican que la terapia con luz incrementa la producción de ATP (una molécula que aporta energía a la célula), y aumenta la producción de colágeno provocando la proliferación y migración celular. Además, modula los niveles de citoquinas, el factor de crecimiento, los mediadores inflamatorios y aumenta la oxigenación del tejido.

CONSEJO LQA

Para conocer la frecuencia con la que realizarse un tratamiento de SKINLIGHT®, acude a nuestro centro LQA para que uno de nuestros especialistas te realice un diagnóstico a través del método face mapping, con el cual podrás descubrir el tratamiento y la frecuencia de elaboración más adecuada para ti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba