Descubre el Hair Counturing en LQA

Ahora puedes resaltar y corregir tus facciones con la coloración de tu pelo gracias a la técnica del hair counturing LQA, una técnica que juega con luces y sombras para sacar lo mejor de ti. La idea es colocar estratégicamente diferentes tonos y profundidades alrededor de la cara para mejorar u ocultar ciertas áreas.
Esta técnica consigue afinar y esculpir tus facciones gracias a la combinación perfecta de luces y sombras que optimizan las proporciones de tu rostro. Primero se popularizó con el maquillaje y ahora llega a La Quinta Avenida, donde jugaremos con el color de tu cabello y colocaremos cada tono para poder conseguir embellecer ópticamente tus rasgos según la forma de tu cara.

¿Quieres aprender a sacarle el máximo partido a tus facciones haciendo Counturing en tu pelo?

Esto es lo que tienes que saber: los tonos más oscuros se utilizan para estrechar y dar profundidad a tus facciones, y los claros alargan gracias a su capacidad para reflejar la luz. Por lo tanto, debemos jugar con ambas intensidades de color para crear la ilusión óptica de unos rasgos más definidos.

Cada tipo de rostro necesita un juego diferente de tonalidades dentro de la coloración que más favorezca a sus rasgos:

Rostro redondo: el objetivo será alargar la mitad inferior del rostro. Para ello, se ilumina la mitad superior con tonos claros desde la raíz hasta las orejas e incidiendo en los mechones delanteros, para ir añadiendo progresivamente tonos más oscuros combinados hasta las puntas de la melena.

Rostro alargado: nos centraremos en acortar la longitud de este tipo de rostro combinando una raíz oscura con destellos más claros y luminosos que brotan por encima de la línea de las orejas hasta las puntas.

Rostro cuadrado: trataremos de recortar amplitud tanto en la frente como en la zona del mentón, con lo que la técnica consistirá en jugar con una mezcla de tonos oscuros en el tramo que va desde las sienes al comienzo de la mandíbula, donde los tonos oscuros volverán a cobrar protagonismo de una forma más intensa, para buscar así un corte más ovalado.

Rostro con forma de corazón: con este tipo de rostro debemos intentar iluminar la mitad inferior de la cara (de orejas a mandíbula) para compensar la amplitud de la frente. Para ello se puede partir de un color más oscuro desde la raíz hasta las orejas y degradar con tonos más luminosos de ahí a las puntas. Todo ello incidiendo en los mechones más cercanos al rostro.

 

CONSEJO LQA 

No dudes en solicitar un diagnóstico en nuestro centro para que una de unas especialistas en color analice tu rostro y decidir que juego de luces y sombras necesita tu rostro para sacarle más partido gracias a nuestras técnicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba