Masaje facial con piedras de cuarzo

Hoy queremos comentar con todas vosotras una de las tendencias más actuales en los últimos tiempos: los masajes faciales con herramientas de minerales como el cuarzo rosa o piedra de jade.

Primero, debemos tener en cuenta que no todas las herramientas de masaje facial son iguales (ni en su forma ni en sus materiales). Los rodillos con un extremo largo y otro más corto y grueso son quizá los más populares, pero también podemos decantarnos por los escultores Gua Sha -unas piedras planas y talladas para amoldarse a la forma del rostro-, en ambos casos realizados normalmente en jade o cuarzo rosa. Otra opción distinta son las barras escultoras -en el mejor de los casos, de oro-, que resultan más finas que los anteriores, aunque también hay cremas para la cara que incluyen sus propios utensilios.

Usar este tipo de materiales ayuda a potenciar el masaje, canalizando las propiedades del objeto en cuestión. Por lo tanto, no será lo mismo emplear unas piedras que otras, puesto que “cada material tiene unas propiedades que estimulan la piel de manera distinta”, mientras que la forma de rodillos y escultores Gua Sha, nos ayuda a poder realizar diferentes maniobras donde no hay acceso con las manos o no se llega de la misma forma. Por eso mismo, normalmente se comercializan de forma conjunta ambas herramientas para combinar su uso, aunque siempre podríamos optar sólo por una de ellas. ¡A nosotras nos encanta el corazón de cuarzo rosa de SOFIA BERTRAND!

¿Conoces el orden en el que se debe realizar este masaje? Te lo contamos a continuación:

  1. Cuello: desde la barbilla hasta los extremos.
  2. Mentón: desde la barbilla hacia los extremos.
  3. Pómulos: desde el surco nasogeniano a la sien, de manera ascendente y oblicua.
  4. Contorno de ojos: en dirección ascendente, realizando fricciones cortas en las zonas de arrugas.
  5. Frente: en dirección ascendente desde la ceja al nacimiento del cabello y de dentro hacia afuera. Con fricciones cortas y profundas (verticales y horizontales) sobre las arrugas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba