Cómo continuar con la exfoliación en verano

En La Quinta Avenida somos fans absolutos de todo lo que tenga que ver con la exfoliación, tanto facial como corporal. Ya conocemos todos la importancia de realizar ritual durante todo el año, por lo que hoy venimos a desterrar el mito de que es perjudicial realizarla en verano. ¡La exfoliación siempre mejorará nuestra piel durante cualquier época del año!

La exfoliación aporta múltiples beneficios a la piel como la renovación celular y la eliminación de células muertas. Ayuda a la oxigenación de la piel la activación de la circulación sanguínea y a la eliminación de impurezas e imperfecciones de la piel como el acné. De esta forma la preparamos  para una mejor absorción de productos con tratamiento como las cremas anticelulíticas, bronceadoras… Además, en el rostro también es capaz de eliminar el exceso de sebo, los puntos negros, la unificación del tono y el aporte de luminosidad.

Para que el producto nos aporte todos sus beneficios y no dañe la piel, la clave está en saber elegir el producto más adecuado y la frecuencia de su uso, pero es una práctica que ,en general, no debe ser estacional y que haya que dejar de realizar dependiendo de la época en la que nos encontremos.

¿Cuál es la recomendación de uso durante el verano? 

  1. Lo más adecuado es usar sólo los mecánicos que contengan partículas de arrastre suaves y enzimáticos. Apartar los químicos de nuestra rutina durante el verano.
  2. No abusar de ellos, si durante el invierno los usamos 2 o incluso 3 veces a la semana, lo más adecuado es que ahora se usen 1 vez a la semana o cada 10 días, en el caso de que se vaya a estar muy expuesto al sol.
  3. Siempre, tras la exfoliación, utilizar un producto hidratante y calmante. Además de reparar la piel su absorción será más rápida y se aprovechará más, al haber eliminado toda la suciedad e impurezas.
  4. Tener en cuenta que, tras su aplicación, la piel queda más expuesta al sol, por lo que siempre tras su uso se debe aplicar también el factor de protección solar.
  5. Realizarlo preferiblemente por la noche, para dejar a la piel descansar y no exponerla a la luz solar.
  6. Consultar siempre con un esteticista habitual cuál es el producto más adecuado para cada tipo de piel.
  7. Seguir las recomendaciones del fabricante. No por abusar de un producto hará efecto más rápido, al revés, puede ser contraproducente. Por ejemplo, en las pieles con acné un exceso de limpieza puede provocar que aparezca más sebo.

Siguiendo los tips que acabas de leer y con el uso de productos adecuados a tus necesidades y a tu tipo de piel podrás seguir disfrutando de todos los beneficios de la exfoliación en cualquier temporada del año, ¡incluso en verano!

CONSEJO LQA

En LQA contamos con productos de primera calidad específicos para tu piel. Nuestros favoritos son Daily Microfoliant de Dermalogica, un suave exfoliante exnzimático a base de arroz que podrás usar a diario, por la mañana o por la noche; indicado sobre todo para las pieles más jóvenes con tendencia a la producción de grasa.

Y el exclusivo peeling en forma de mascarilla 204 de Sofia Bertrand con el que podrás eliminar las células muertas, refinar tu piel y mejorar la luminosidad minimizando el riesgo de irritación ya que se trata de un exfoliante a base de AHA muy suave. Se trata de un producto apto para todo tipo de pieles, muy recomendado sobre todo para las pieles más maduras y sensibles.

Y tú, ¿con cuál vas a cuidar tu piel este verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba