La importancia del diagnóstico

Hoy queremos dedicar el post al proceso previo más importante de cualquier tratamiento. Cada rostro y cuerpo es especial en su medida, y es por eso que no todos reaccionamos de la misma forma ante un tratamiento u otro. El diagnóstico es esencial para centrarnos completamente en los resultados finales que queremos obtener tras la realización del protocolo más adecuado para cada cliente.

La importancia del diagnóstico previo ante cualquier tratamiento estético es lo que va a determinar el éxito en los resultados y hay que prestarle atención a esos detalles.

La primera consulta es la clave para establecer el programa de tratamientos más adecuado para cada persona. En esta primera visita es fundamental lo que nos cuenta el cliente queacude a nuestro centro. Escuchamos tus motivos, necesidades y aspiraciones estéticas, así como qué esperas obtener de nuestros servicios.

 

¿Cuáles son nuestros sistemas de diagnóstico en LQA?
  • Báscula de bioimpedancia: es una máquina de medición capaz de medir un gran número de datos relacionados con el porcentaje de grasa, de músculo, retención de líquidos, calidad de las células… Consigue realizar un estudio completo de cada cliente, proporcionándonos como resultado las zonas con más problemática sobre las que debemos tratar durante el tratamiento.
  • Plicómetro: un instrumento que nos ayuda a conocer nuestro porcentaje de grasa corporal es una de las mejores maneras de saber si estamos progresando a la hora de conseguir nuestro objetivo de mejorar nuestra composición corporal.
  • Adipómetro: un sistema de diagnóstico que se basa en realizar un ecografía en partes estratégicas del cuerpo para mirar de manera más profunda el nivel de retención y de grasa en nuestro cuerpo.
  • Placas termográficas: la termografía de contacto con cristales líquidos microencapsulados es una tecnología simple y muy eficaz que resuelve la detección de la celulitis desde sus etapas tempranas, cuando el examen visual no es suficiente.
  • Medidor de hidratación facial: un instrumento de lo más efectivo para medir el porcentaje de hidratación (o deshidratación) de nuestra piel.
  • Lámpara de Wood: nos permite saber de forma clara y eficiente si existe algún problema en la piel y conocer sus necesidades, desde marcas hasta infecciones bacterianas, en función del color que muestre.
¡Solicita tu diagnóstico en La Quinta Avenida y descubre cual es el 
tratamiento más adecuado para ti!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba